Fidel Castro a los 90

Fidel Castro a los 90. Exponente histórico de América

Heriberto M. Galindo Quiñones *
jornada.unam.mx

Luego del triunfo de la revolución cubana, en enero de 1959, la primer historia que recuerdo del legendario comandante en jefe de ese movimiento ocurrió en 1961, cuando de niño escuchaba, en la radio de entonces, las narraciones de la invasión fallida de playa Girón y de los combates en bahía de Cochinos.

El líder Fidel Castro dirigía los enfrentamientos desde un tanque militar y logró anular la invasión patrocinada por Estados Unidos.

El incipiente liderazgo cubano de entonces triunfó tras aquel intento, que pretendía transgredir la soberanía y detener el proyecto revolucionario.

No se pueden negar la heroicidad y sitio histórico del pueblo cubano y sus líderes –encabezados por Fidel Castro– en los anales del mundo moderno, pues realizaron la epopeya justiciera más recordada de la última centuria en América, la cual culminó con el derrocamiento de la dictadura del nefasto y corrupto Fulgencio Batista.

Se puede estar o no de acuerdo con lo logrado por el gobierno y el pueblo cubanos en los pasados 57 años, pero la conclusión es que el balance es indudablemente positivo, no obstante rezagos, restricciones, cerrazón y dureza, obligadas y obvias del triunfo, en todo acontecimiento revolucionario, ante la desconfianza y el escepticismo imperantes, en medio de amenazas, con inexperiencia, con un cúmulo de presiones y de ataques por el gobierno de Estados Unidos y sus agencias, lacerando a un pueblo lleno de necesidades y en proceso de putrefacción, como ocurría, y que fue la razón por la que los jóvenes rebeldes que conformaron el movimiento 26 de Julio, optaran por la lucha armada.

Superada la intentona fallida de la invasión vinieron la crisis de octubre y el debate mundial por los misiles soviéticos en territorio cubano, y los misiles estadunidenses ubicados en Turquía. En ese marco se impuso el repudiado y asfixiante bloqueo o embargo a la isla –que es urgente eliminar–, pero, cosa curiosa, el bloqueo que tanto le ha costado a Cuba, que también ha afectado la economía de Estados Unidos, fue ideado por la línea blanda del equipo del presidente John F. Kennedy, frente a la propuesta del segmento militar más duro del Pentágono, el cual proponía una invasión que seguramente habría terminado en genocidio.

Kennedy prefirió el bloqueo como medida económica de presión y rechazó la invasión y el bombardeo. Mientras tanto la Casa Blanca y el Kremlin acordaban desmantelar los misiles de ambos países, sin previo aviso al comandante Castro Ruz.

Por los hechos históricos es que, en mi opinión, Fidel Castro Ruz debe ser considerado el padre de la Cuba de hoy. Sin menosprecio de la obra de los héroes que lucharon y lograron la independencia de Cuba del dominio español, al comandante en jefe debe otorgársele ese lugar, tras la lucha prolongada frente al imperio estadunidense y por la eliminación de la influencia del también imperio soviético, hasta el final de Mijail Gorbachov y más recientemente con Vladimir Putin.

También en estas batallas Fidel Castro cabalgó y venció, en lo económico y lo financiero, para que su pueblo sobreviviera. Todo ha sido muy difícil y angustiante.

Durante los pasados 57 años ha habido de todo en Cuba: necesidades por atender, carácter, sacrificio, logros, sufrimientos, dolor, enseñanzas, angustias, decepciones, sinsabores, satisfacciones y, sobre todo, aguante del pueblo y del gobierno cubanos, hasta llegar a las medidas económicas positivas de apertura, impulsadas gradualmente desde el gobierno, más acentuadamente en el encabezado por Raúl Castro, a partir de los avances logrados en salud, educación, cultura, deporte, turismo, petróleo, flujo de recursos financieros y, más recientemente, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Este triunfo se debe a la perseverancia, dignidad, razón histórica, diplomacia y política encabezadas por Raúl Castro Ruz, simpatizante de un modelo más abierto en lo económico.

Ahora se impone una mayor apertura de las avenidas entre La Habana y Washington, para que aumenten los elementos que contribuyan a mejorar la vecindad y el intercambio, con la eliminación del bloqueo y la devolución de Guantánamo.

Es justo reconocer al presidente de Estados Unidos de América, Barack Obama, y a su equipo por la distensión y avances diplomáticos y políticos en bien de la relación de Estados Unidos y Cuba.

Es deseable que el próximo cambio de gobierno en Estados Unidos no genere rectificaciones que reviertan la tendencia positiva que se observa, no obstante la mirada escéptica del comandante en jefe, quien a sus 90 años, con su hermano, el presidente Raúl Castro, están viendo el final de su epopeya histórica pero, con gran visión, preparan a la nueva generación de líderes cubanos, para que sepan y puedan encarar con éxito los retos del presente y del porvenir para librar las nuevas batallas en un mundo globalizado e interdependiente.

Es imperativo prepararse para ser mejores, ya que tanto Cuba como México deben arribar a estadios superiores de desarrollo, pues son dignos de mejores tiempos que superen rezagos y retos, para lo cual se imponen avances tangibles.

Los cubanos han dado lecciones notables al mundo, pero también el resto del planeta puede enseñar algo más y apoyar para fortalecer la evolución, para que salgan adelante en su desarrollo integral, con derechos plenos, humanos, sociales, políticos y económicos, con el fin de ganar el futuro promisorio que ansían y merecen.

¡Rindamos homenaje al estadista Fidel Castro Ruz en su 90 aniversario!

* Ex embajador de México en Cuba

 

 

90 años de Fidel Castro: 9 frases célebres del líder de la Revolución Cubana

Fidel Castro da un discurso en 1989 en el 30 aniversario de la revoluciónImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionCastro estuvo más de seis décadas en primera línea de la actualidad política.

Hasta sus críticos reconocen que Fidel Castro Ruz, el hombre que lideró la Revolución Cubana y este sábado cumple 90 años, es un gran orador.

Más allá de las bromas por el largo de sus discursos, en sus más de seis décadas en la primera línea de la política mundial y en la reflexiones que ha compartido desde que dejó el poder en 2006, Fidel Castro ha dicho numerosas frases memorables que retratan tanto su personalidad avasalladora como su pensamiento.

BBC Mundo te presenta algunas de ellas.

1. “La historia me absolverá”

Una de las frases más recordadas de Fidel Castro, es también una de las primeras que conoció el público. La pronunció a los 26 años cuando era aún un joven revolucionario.

Fidel Castro (extremo derecho) tras el asalto de Moncada. Julio 1953Image copyrightAFP/GETTY
Image captionCastro (en el extremo derecho de la foto) se defendió solo en el juicio por el asalto al cuartel Moncada.

Tras el asalto al cuartel Moncada de Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953, y después de pasar 76 días “encerrado en una celda solitaria”, según denunció entonces, se representó a sí mismo en el juicio que acabó con estas palabras:

“Sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a 70 hermanos míos. Condenadme, no importa, la historia me absolverá”.

Fidel Castro fue condenado el 16 de octubre de ese año. Tras pasar 22 meses en prisión, fue liberado en una amnistía y se exilió en México.

2. “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo”

Según quienes coincidieron con él durante su exilio en México, esas fueron las palabras más repetidas por Fidel Castro antes de zarpar en 1956 en el yate Granma junto con un grupo de 80 personas para iniciar la lucha guerrillera en Cuba y tratar de derrotar a Fulgencio Batista: “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo”.

Ese optimismo es una de sus características. Fidel siempre ha dicho que para ser revolucionario no se puede ser pesimista.

3. “¿Voy bien, Camilo?”

Camilo Cienfuegos y Fidel CastroImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionCamilo Cienfuegos era uno de sus más cercanos colaboradores.

La pregunta a su compañero de la guerrilla y uno de sus más cercanos colaboradores, el comandante Camilo Cienfuegos, la pronunció Castro el 8 de enero de 1959 en su primera alocución ante el pueblo cubano tras el triunfo de la revolución, a su llegada a La Habana.

“¿Voy bien, Camilo?”, le preguntó en una pausa del discurso a su hombre de confianza mientras, según relataba en su edición de esa semana la revista Bohemia, “palomas mensajeras de la paz revoloteaban alegremente por los hombros del líder”.

“Vas bien, Fidel”, le contestó Cienfuegos, quien fue aclamado por quienes escucharon el discurso.

4. “¡Que sean como el Che!”

Fidel Castro y el CheImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionCastro y el Che se separaron pocos años después del triunfo de la revolución.

El 18 de octubre de 1967, a nueve días de la muerte del Che Guevara en Bolivia, Fidel Castro participó en una velada en memoria del guerrillero argentino en la Plaza de la Revolución en la que lo definió como “un ejemplo” y el “modelo ideal” para el pueblo cubano.

“Si queremos expresar cómo aspiramos que sean nuestros combatientes revolucionarios, nuestros militantes, nuestros hombres, debemos decir sin vacilación de ninguna índole: ¡Que sean como el Che! Si queremos expresar cómo queremos que sean los hombres de las futuras generaciones, debemos decir: ¡Que sean como el Che! Si queremos decir cómo deseamos que se eduquen nuestros niños, debemos decir sin vacilación: ¡Queremos que se eduquen en el espíritu del Che!”.

5. “Tengo un chaleco moral (…) que me ha protegido siempre”

En 1979, antes de viajar a Naciones Unidas, un periodista le preguntó a Fidel Castro por un rumor de que “siempre está protegido por su traje”.

Fidel Castro ante la Asamblea de la ONU, en 1979Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionEl mandatario cubano intervino ante la Asamblea de la ONU en 1979.

-“¿Cuál traje?”, respondió Castro sacándose el puro de la boca para desabrocharse la camisa.

– “Todo el mundo dice que usted tiene un chaleco a prueba de balas”, insistió el periodista.

– “No”, replicó Castro entre risas mientras mostraba su pecho. “Voy a desembarcar así en Nueva York. Tengo un chaleco moral que es fuerte. Ese me ha protegido siempre”.

6. “Todos los enemigos se pueden vencer”

Birán, el lugar en donde comenzó a forjarse el espíritu revolucionario de Fidel Castro

En 1995, en una entrevista en la misión cubana de las Naciones Unidas con la presentadora de origen cubano María Elvira Salazar para el canal estadounidense Telemundo, Castro respondió así a la pregunta de a quién consideraba su peor enemigo:

“¿Mi peor enemigo? Yo creo que no tengo enemigos peores, porque creo que todos los enemigos se pueden vencer”.

7. “No pretendo ejercer mi cargo hasta los 100 años”

Fidel Castro en una manifestación anti EE.UU. en 2006Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionFidel Castro ha trascendido las fronteras y las generaciones y sigue siendo una de las figuras asociadas con el antiimperialismo en todo el mundo.

“Que no se preocupen los vecinitos del norte, que no pretendo ejercer mi cargo hasta los 100 años”, dijo Fidel Castro en Bayamo el 26 de julio de 2006 un discurso con motivo del Día de la Rebeldía Nacional, al cumplirse 53 años del asalto al Cuartel Moncada.

Cinco días después, el 31 de julio, anunció que dejaría temporalmente el poder por motivos de salud tras someterse a una operación y que su hermano Raúl tomaba el relevo en el poder.

8. “No tengo ni un átomo de arrepentimiento”

“He cometido errores, pero ninguno estratégico, simplemente táctico. No tengo ni un átomo de arrepentimiento de lo que hemos hecho en nuestro país”, le dijo Castro al periodista español Ignacio Ramonet, según consta en su obra Cien Horas con Fidel publicada en 2006.

9. “El mejor amigo que tuve”

Como sucedió en los últimos años de su vida, la despedida de Fidel Castro al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tras su muerte en 2013 se produjo en una de sus Reflexiones, los artículos publicados en la prensa estatal cubana.

Hugo Chávez y Fidel Castro en una foto de 1994Image copyrightAFP/GETTY
Image captionLa amistad de Castro y Chávez se remontaba a la época en que el presidente venezolano fue comandante golpista.

“Hoy guardo un especial recuerdo del mejor amigo que tuve en mis años de político activo -quien muy humilde y pobre se fraguó en el Ejército Bolivariano de Venezuela-, Hugo Chávez Frías”.

“Hombre de acción e ideas, lo sorprendió un tipo de enfermedad sumamente agresiva que le hizo sufrir bastante, pero enfrentó con gran dignidad y con profundo dolor para familiares y amigos cercanos que tanto amó. Bolívar fue su maestro y el guía que orientó sus pasos en la vida. Ambos reunieron la grandeza suficiente para ocupar un lugar de honor en la historia humana”.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s