Critica Lila Downs trato de “terroristas” a maestros de la CNTE

OAXACA, Oax. (apro).- La cantante de origen oaxaqueño Lila Downs cuestionó al presidente Enrique Peña Nieto y al secretario de Educación Pública Aurelio Nuño Mayer por el trato de “terroristas” que le dan a los maestros y su falta de sensibilidad con los familiares de los caídos el pasado 19 de julio en Nochixtlán.

La ganadora de premios Grammy consideró que al gobierno mexicano le hace falta dialogar “en serio” para que no se repitan hechos de violencia como los de Nochixtlán.

“Me da muchísimo dolor que vengan los líderes (de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE-CNTE) que son maestros a una prisión de máxima seguridad y que son nuestros maestros”.

Se refirió a que el líder de la Sección 22 Rubén Núñez Ginez, el secretario de Organización Francisco Villalobos, el tesorero magisterial Aciel Sibaja y Heriberto Magariño se encuentran recluidos en el Centro Federal de Readaptación Social de Mengolí, Miahuatlán.

Luego se preguntó: ¿Qué Peña Nieto no tuvo maestros? Y yo creo que Nuño ha de haber tenido. Yo quiero a mis maestros, yo no siento que son terroristas, eso es lo principal en mi mente y en mi corazón”.

Respecto a los ocho muertos que dejó el violento desalojo en Nochixtlán el pasado 19 de junio, la actriz y cantante dijo que “a las autoridades les corresponde siquiera dar el pésame a las familias de las víctimas. Es una buena oportunidad de que todo el país se entere de que sí tienen alma”.

Según la artista, los hechos recientes son “una situación muy triste, muy difícil y me parece que los líderes, los tlatoanis les toca responder por las personas que han fallecido. Son vidas, no van y vienen. Son vidas perdidas. Siento que como nación, nos toca ver de los líderes que tengan un sentimiento o una buena palabra hacia las familias que han perdido a un ser querido”.

Lila Downs destacó que “es doloroso darnos cuenta de que hay mucha disparidad. Hay partes de nuestro país que estamos en un progreso culturalmente hablando y Oaxaca es así. Lo que pasa es que hay situaciones reales de estos estados del sur que no están a la par y eso, es así de sencillo, que culturalmente somos diferentes y por lo tanto merecemos una atención diferente del gobierno federal”.

Desde su punto de vista, el conflicto es complejo. Sin embargo, ha platicado con familiares que pertenecen al sindicato magisterial quienes le contaron lo que pasó en Nochixtlán. “Ha sido muy triste la reacción del gobierno porque ya llevaban meses sin diálogo cuando la educación es lo más importante y sagrado”, consideró.

Por último, dijo saber “que les ponen el pie a los maestros para que no se abran en los planes de educación como la educación bilingüe, la indígena. Entonces, siento que hay racismo. Yo creo que Nuño está disfrazado de otra cosa”.

 

Lila Downs, poeta originaria

En entrevista con Lila Downs, nos hablo acerca del estilo colorido que la caracteriza forjando comunicar cada vez su origen mexicano pieza clave en su éxito

20120920-mujerespublimetro-1.8.42.682.454.567.291.c.jpg

Ana Lila Downs Sánchez más conocida como Lila Downs es una cantante, intérprete, compositora, productora discográfica, actriz y antropóloga mexicana.

 

Lila Downs, luz mixteca de tradición y sentimiento

Por Nelly Cabrera y Erick García Cruz

publimetro.com.mx

En su música conviven símbolos de un gran poder, salido de las entrañas de la tradición mexicana. Y de ella sobresale una luz invisible para los ojos, pero  que derriba las barrera del idioma y se reivindica en eso llamado sentimiento humano.

La luz blanca, dicen los que saben, es la suma de todos los colores: violeta, azul, verde, amarillo, anaranjado y rojo, tonalidades todas que bañan los vivos atuendos que en sus presentaciones viste Lila Downs, una de las artistas de origen mexicano más destacadas de la actualidad, no sólo por las certeras y bellas pinceladas que salen de su garganta, sino por sus propuestas temáticas, en las cuales narra desde un desamor vital hasta la justicia social o el fenómeno de la migración, pero siempre tamizadas por la irrefrenable, trágica y, a la vez, amorosa y sabia condición humana.

Por medio de la inabarcable paleta de colores de sus cuerdas vocales, como la luz blanca, Lila Downs esparce, lúdicos y potentes, varios sonidos y formas de ese pulso primigenio del cosmos conocido como música: en varias latitudes del planeta, ha puesto a girar la rueda de los sentimientos de su público mediante fusiones de la música tradicional mexicana con el jazz, blues, soul o ritmos de origen africano.

Su propuesta artística es, si no original, realmente interesante y puede leerse desde varios ángulos: una apuesta valiente y afortunada que mezcla la tradición con los sonidos y las formas actuales, sin caer en el facilismo del new age; letras con contenido social que no obstaculizan los sentidos ni sentimientos, sino al contrario: los celebran sin tapujos.

Quizá sea su origen multicultural —hija de la cantante mixteca Anita Sánchez y Allen Downs, un profesor de arte escocés-americano y director de cine—, los muchos escenarios en los que se ha apostado, la profunda comunión con su público o su esplendente vestido blanco (con todo y rebozo) con el que recibe a Mujeres, lo cierto es que Lila Downs, como las grandes de verdad, seduce y derrite a sus interlocutores con su sonrisa sincera, con sus largas trenzas negras, su sencillez a prueba del imperio del tiempo y, sobre todo, porque a través de ella las mujeres mixtecas cantan su sabiduría y sentimiento al mundo. Y a lo largo de la charla, pareciera que un halo de luz la cobija. Y, adivinaron, una luz blanca que quiere cantar en todos los colores.

Para tu reciente disco Pecados y milagros, ¿por qué te llamaron la atención los exvotos?
Porque los que yo vi eran de una colección de Alfredo Vilchis, había un hombre dibujado debajo de una cama que agradecía a la Virgen de Guadalupe porque su mujer no lo cachó (descubrió) en la infidelidad, y me causó mucha gracia; había otro exvoto sobre una persona que se había operado para cambiar de sexo y que agradecía porque su familia finalmente lo estaba aceptando. Dije: “Qué maravilla que hay un diálogo con Dios o con los santos, hoy en día”, con temas tan polémicos en nuestra sociedad, pero que a la vez se interpretan como sagrados.

Dedicaste tu disco Ojo de culebra a las curanderas, ¿el nuevo disco está especialmente dedicado a alguien?
A mi hijo Benito, porque él es mi milagro más grande, y a las mujeres que muelen tortillas, porque compusimos un tema para ellas. Cuando viajo fuera de México, varias personas nos dicen que existe mucha violencia en nuestro país, que hay mucho maltrato contra las mujeres, como todo se junta…
Pero yo me pongo a pensar: en México no somos solamente eso; tenemos símbolos de mucha fuerza, que son precisamente las mujeres de nuestra tierra, que se levantan a las cuatro de la mañana a moler el nixtamal, o ellas mismas lo muelen en la piedra —que era la representación que estaba en la foto del disco anterior, donde estoy con el metate—.

Pienso que esos arquetipos mexicanos son los que nos sacarán de esta pena. Por eso, y en parte porque es el nombre de mi hijo: Xilonen significa “maíz tierno”, por ahí busqué el simbolismo y la representación del sustento más sagrado de los mexicanos.

En tu fase de compositora, ¿cómo es tu proceso creativo, en qué te inspiras?
Ahora con el bebé es un poco más difícil, porque hay que resolver muchas cosas más prácticas (risas). Busco la musa por medio de los libros y del cine, a veces, más que nada la literatura, la poesía… Nunca leí La muerte de Artemio Cruz (Carlos Fuentes) y apenas me la voy a llevar ahora para leerla, y sé que va a ser darkie, pero siempre existe el riesgo de leer algo así cuando anda uno de viaje, si no se vuelve uno muy oscuro, pero vamos a hacerlo.

Cuando estás frente al público, ¿qué sensaciones te dan las personas? ¿Son públicos diferentes?
Todos son diferentes, pero curiosamente éste es el disco más universal y más específico de México, al mismo tiempo. Creo que tiene más ranchera y mexicana —el ritmo más arraigado—, pero simultáneamente noto que en nuestro país es la primera vez que en verdad escucho a la gente sollozar cuando canto las rancheras, y qué bueno que hay terapia de música (risas).

En España, por ejemplo, nos tocó cantar con material de este disco y el tema “Fallaste corazón” les tocaba mucho a ellos (risas), ¿por qué será? “Tú que te creías el rey de todo el mundo, ¿no?” (risas), dice la letra.
Son cosas que vive uno como ser humano; pasamos momentos en los cuales nos sentimos pavos, grandes, y luego nos suceden cosas en nuestra tierra, en nuestra psique, que nos mueven y nos hacen más humildes. Las rancheras siempre tienen esa magia.

Has cantado con muchas mujeres emblemáticas de Latinoamérica, ¿qué te ha dejado esta experiencia?
Cada una es distinta. Mercedes Sosa, por ejemplo, es como la primera influencia en mi vida, para entender que la música también se puede cantar con convicción. Con ella fue el momento cuando me di cuenta que yo tenía que volver al arte, porque fíjate que había dejado la música un tiempo, me dedicaba a la antropología, y la oí cantar “Gracias a la vida”. Entonces dije: “¿Quién es esa mujer?” (risas). Y cambió todo…

Tu formación académica como antropóloga se ve reflejada en tu obra musical. ¿La antropología debe colaborar más con el arte o el arte debe acercarse a la academia?
Creo que una y la otra son imprescindibles en la vida. Por ejemplo, si vemos la situación actual, los estudiantes se están rebelando (en el momento de la entrevista, el movimiento #YoSoy132 estaba en pleno apogeo. N. de la R.), y eso refleja un poco el instinto del ser humano: hacer algo, ser conscientes. Pero también, por otra parte, buscar la iluminación gracias a la educación. Yo creo firmemente en la educación, creo que a los seres humanos nos libera.

Justamente sobre los jóvenes que salen y ganan las calles, ¿qué opinas?
Creo que los movimientos sociales y culturales son la sabiduría de los pueblos y de las ciudades, porque hablan mucho de la situación urbana. Sin embargo, ésta es compleja en Latinoamérica, porque hay mucha gente que emigra de las zonas rurales, de la provincia. Creo que esa mixtura de elementos es precisamente la que nos enriquece.

No obstante, se debe tener mucho cuidado que los gobiernos no lo repriman; los gobernantes deben saber también como entablar un diálogo con la juventud, porque a veces ésta es apasionada, y se rompen cosas y se tiran símbolos, porque hay mucho enojo por nuestra historia. Creo que debe haber mucho enojo, y ellos lo representan para todos nosotros.

¿Qué significan para ti la libertad y la independencia?
La libertad es necesario adquirirla por uno mismo, porque tu sociedad y tu cultura te pueden dar libertades, pero no significan nada si tú no entiendes de dónde vinieron y por qué existen. Ahí es donde la educación nos puede ayudar a entenderla.

¿Cuál crees que es la situación general de los pueblos indígenas en México y en los lugares que has visitado?
Siempre es peligroso hablar en general, porque no puedo representar a todos, obviamente. La realidad de mi etnia, de la mixteca (población que vive predominantemente en Oaxaca, así como en Guerrero y Puebla, entre otros estados y sin contar la cantidad de hablantes mixtecos que emigraron a Estados Unidos. N. de la R.), es que algunas cosas han cambiado positivamente, pero otras no. Aún existe mucha erosión en mi región, todavía la pobreza está presente, y me refiero a pobreza de orgullo, no tanto la económica —aunque también la hay—. Por eso se van tantos de mis paisanos al norte, a Estados Unidos.

En el caso de Wirikuta (territorio sagrado de los wixarika o huicholes, localizado en Real de Catorce y el altiplano de San Luis Potosí, amenazado por la concesión de tierras, por parte del gobierno federal, a mineras canadienses. N. de la R.), creo que es muy importante saber que es una manifestación positiva de un diálogo con el gobierno y con la administración local, porque parece que ha pasado más de un año desde que comenzó este problema, y finalmente los habitantes de esta región han sido escuchados. Ya con eso es ganancia, pues es una asunto muy diferente a lo que sucedía hace diez años, cuando no existía ni en el mapa este tipo de diálogo. Me da mucho gusto.

Finalmente, en el escenario, tu ropa es fundamental, ¿quién te la prepara, cómo la eliges?
Es una comunidad grande de personas, de mujeres, muchas de ellas de etnias diferentes (mixtecas, zapotecas, chatinas, mazatecas) y luego trabajo con modistas, una de ellas es Elia, y su taller se llama Manet, en Oaxaca, y en México es Roberto Hernández.

DE CHAVELA VARGAS
Ahora que recién abandonó su cuerpo físico, ¿cuál es el legado que deja Chavela Vargas en la música?
La reinvención de sí misma en la identidad mexicana.

Varias veces te tocó compartir un escenario con Chavela, ¿cómo interpretas esa experiencia?
Era como un tigre salvaje y como un aire fresco, con una pizca de lo profano.

¿Cómo la recordarás?
Siempre la recordaré como mi generala.
MÁS DE LILA
¿Piensas volver algún día a la actuación?
No me gusta mucho aprenderme los textos, eso como que no (risas), pero cantar en escena, sí.

Estás preparando una obra de teatro en Nueva York, ¿no?
Sí, estamos colaborando con directores y siempre está cambiante este proyecto, pero hemos compuesto algunos temas, algunas rancheras y cumbias para la obra.

Discografía:
Pecados y milagros (2011)
Lila Downs y La Misteriosa en París – Live A FIP (2010)
The very best of el alma de Lila Downs (2009)
Shake away (2008)
La cantina (2006)
One blood (Una sangre) (2004)
Border (La línea) (2001)
Tree of life (Yutu tata) (2000)
La Sandunga (1999)
Azuláo: en vivo con Lila Downs (1996)
Ofrenda (1994)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: