Contra la BBC

Embestida conservadora contra la BBC

LEONARDO BOIX
LONDRES (Apro).- La British Broadcasting Corporation (BBC) de Londres, la mayor cadena pública británica de radio, televisión e internet del mundo, con una plantilla de 20 mil 951 empleados e ingresos que superan los 7 mil millones de dólares anuales, está en riesgo: será sometida a una serie de reformas por parte del actual gobierno conservador británico, que amenazan con poner fin a sus históricas independencia e imparcialidad.
El pasado jueves 12 la administración del primer ministro británico, David Cameron, anunció que pondrá en marcha la reestructuración de la corporación de noticias fundada en 1922.
Con los cambios propuestos en la Cámara de los Comunes, el gobierno tratará de reestructurar la Carta Orgánica de la BBC, que durante 93 años garantizó la independencia e imparcialidad de la entidad pública frente a constantes controles de tipo político o comercial. También obligará a la cadena a publicar periódicamente los salarios más elevados de sus estrellas y celebridades.
El nuevo proyecto legislativo permitirá que la BBC contrate de forma externa la producción para muchos de sus programas más populares, a excepción de los de noticias, y, por ende, podría perder gran parte de su personal experimentado, que durante años estuvo detrás del éxito de la cadena.
Las autoridades buscarán abolir también el BBC Trust, que hasta ahora gobernaba a la corporación pública de noticias, y en su lugar se creará un comité directivo de entre 12 y 14 integrantes, controlado por el ente regulador externo de los medios, Ofcom.
Ofcom, diseñado para promover las comunicaciones comerciales, quedará a cargo de la relación entre la BBC y el mercado. Así, es probable que la BBC quede mucho más expuesta a las presiones del sector comercial para influir en los contenidos de la cadena pública.
Algunos de los 12 o 14 integrantes del nuevo comité directivo de la corporación serán nombrados directamente por el gobierno, aunque más de la mitad serán contratados por la BBC.
“El Ofcom contará con poderes para investigar cualquier aspecto de los servicios de la BBC, y funcionará como un regulador sólido junto a una BBC sólida”, destaca la propuesta.
La reforma permitirá además que la Oficina Nacional de Auditoría se convierta en el auditor principal de la BBC.
El gobierno también anunció que el impuesto a la televisión (TV licence), que hasta ahora servía para financiar los gastos de la BBC, permanecerá por al menos otros 11 años, y agregó que los televidentes deberán pagar por el uso de los servicios de descargas digitales BBC iPlayer, los cuales eran gratuitos hasta ahora.
El impuesto a la televisión permanece en 145.5 libras (210 dólares) anuales desde 2010, aunque esta cifra aumentará junto con la inflación.
De acuerdo con los nuevos planes, el gobierno se comprometió a proteger los próximos cinco años el Servicio Mundial de la BBC, a cargo de BBC Mundo, su brazo de noticias en español, además de dar 289 millones de libras (418 millones de dólares) extras para su financiación.
FIN A LA INDEPENDENCIA
El director general de la BBC, Tony Hall, expresó “serias preocupaciones” acerca de que el gobierno terminará con demasiado control sobre la cadena, principalmente debido a que podrá designar al menos a seis integrantes del comité directivo.
“Se trata de la mayor reforma en los 93 años de historia de la BBC”, subrayó Hall, quien admitió tener “serias diferencias” con el gobierno acerca de la implementación de dichos planes.
“Seguiremos defendiendo nuestros intereses. Es vital para el futuro de la BBC que su independencia sea preservada en su totalidad”, agregó.
La BBC es el servicio público de radio, televisión e internet del Reino Unido, con sede central en la Broadcasting House, en Londres. Fue fundada el 18 de octubre de 1922 gracias a un decreto real (royal charter), y 10 años más tarde empezó a emitir señales de televisión de forma experimental.
Hacia 1934 inició la difusión regular de televisión desde su sede en Langham Place, frente a la iglesia de All Souls.
Desde la última década, la corporación de noticias ha registrado una merma de financiamiento público y vio una reducción de su presupuesto en más de 20%, a raíz de la congelación del impuesto a la televisión en octubre de 2010 y de fuertes presiones del sector comercial.
En febrero de 2014, el director general de la BBC anunció que la empresa necesita ahorrar al menos 100 millones de libras (145 millones de dólares) para poder mantener los mismos niveles de calidad de programación, que permiten la creación de ciclos populares como Doctor Who, Eastenders, Sherlock Holmes y sus premiados documentales de la naturaleza, presentados por el naturalista inglés David Attenborough.
Un mes más tarde, la entidad confirmó planes para que la BBC Three, un canal de orientación juvenil, se convierta en un canal sólo para internet, y de esa forma se ahorrarán 30 millones de libras.
Desde el 1 de abril de 2014, el impuesto a la televisión también financia el Servicio Mundial de la BBC, creado en 1932, y que ofrece transmisiones de televisión, radio e internet en árabe, persa y otros 28 idiomas.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s