Iglesia y Medio ambiente

Estimados amigas y amigos:

Un grupo de organizaciones civiles y ciudadanos de Nuevo León hemos estado luchando en contra del proyecto Monterrey VI por considerarlo depredador, innecesario y plagado de corrupción.

 

Nos hemos topado con el desprecio y la traición de nuestros gobernantes, pero seguiremos luchando.

 

Existen otras alternativas para solucionar el abasto de agua de la ciudad de Monterrey mucho más ecológicas y económicas que, además, respetan los derechos de los pueblos originarios y campesinos del Pánuco.

 

Muy pronto se unieron a nuestro grupo ciudadano el obispo Alfonso Miranda y dos presbíteros de la iglesia católica, quienes por su compromiso verdadero con los evangelios e inspirados en la encíclica del papa Francisco, Laudato Si, tuvieron la bendición del arzobispo para trabajar por esta causa. Este hecho inédito nos dio la esperanza de que con la presencia y la fuerza social de la iglesia, por primera vez comprometida con la defensa del medio ambiente, se viniera abajo el intento de Enrique Peña Nieto y Jaime Rodríguez Calderón de llevar a cabo el “robo del siglo” del proyecto Monterrey VI con la bendición de los empresarios e industriales que se beneficiarán del proyecto.

 

Sin embargo, recientemente el obispo Miranda recibió el importante nombramiento de Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), por lo que cual tuvo necesidad de retirarse. Esta noticia nos alegró por lo que significa la promoción de una persona valiosa a cargos de mayor influencia, pero nos entristeció a muchos ya que su acompañamiento fue muy esperanzador, pero al menos y al mismo tiempo, el padre Luis Eduardo Villarreal y el padre José Manuel Guerrero —luchadores ambos desde hace muchas décadas por los derechos de los pobres—, permanecen en nuestro grupo en forma comprometida.

 

A ambos agradezco mucho que me hayan dado la oportunidad de entrevistarlos, así como la franqueza con la que me responden, sobre todo porque me atrevo a cuestionar a estos amigos sacerdotes y compañeros de lucha acerca del nivel de compromiso que la arquidiócesis de Monterrey mantiene con la dura realidad social de sus feligreses.

 

Hacen ellos en este video una invitación a todos los católicos, incluyendo a religiosos y laicos, a involucrarse en la causas de la justicia social, animándolos a participar y a señalar claramente nuestros graves problemas sociales, el origen de éstos, a denunciar las desigualdades y señalar quiénes son los responsables de que esto se agrave y perpetúe.

 

Dice el padre Luis Eduardo que todos, poderosos y pobres, estamos llamados a la conversión. No me queda la menor duda. El problema es que Jesús dijo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al Reino de los Cielos. ¿Ustedes qué opinan?

 

Mi opinión es que no debemos esperar la conversión de la clase dominante. Es la sociedad civil con valor y conciencia social, de cualquier nivel socioeconómico, quien debe salvarse a sí misma.

 

La devastación ecológica golpea a todos pero mayormente a los más vulnerables, y como dice el padre Chema, “la víbora le pica a los descalzos”.

 

Feliz domingo, y que no sea nuestro único día de reflexión espiritual. El crecer espiritualmente obliga al compromiso con el “Otro”, sobre todo con el más vulnerable.

 

Como dice mi amiga Liliana Flores Benavides, “¿A quién ayudaremos mañana?”

 

Ojalá y encontremos muchas oportunidades. Esa es la verdadera alegría.

 

Cristina Sada Salinas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s