Los Reyes Magos eran mas de tres

Esta es la Historia de los Reyes Magos

En países como España el día de reyes se celebra con un gran desfile. En la imagen el desfile en Madrid. / Foto: Carros de Foc

El Evangelio de San Mateo es la única fuente bíblica donde se menciona que magos siguieron una estrella para buscar al Rey de los Judíos, nacido en Belén y a quien llevaron ofrendas de oro, incienso y mirra.

Sin embargo, es poca la información que se apunta en el Evangelio; ya que no se hace referencia al número de magos ni a su calidad de reyes; pero sí hizo referencia a que:

Su visita es causa de turbación general y despierta la desconfianza de Herodes (2:3), pues veía al nuevo Mesías como un rival (…) Herodes les ruega que averigüen el sitio preciso del nacimiento del Mesías (2:8) con el fin de poder acabar con su potencial competidor. Los sabios, que no sospechan eso, encuentran al Niño, lo adoran y obsequian oro, incienso y mirra (2:11). Un ángel previene a los magos de las intenciones que Herodes guarda (2:12), así que no regresan donde él”

Por otro lado, tradiciones antiguas no especificadas en la Biblia son las que les asignaron el nombre de Melchor, Gaspar y Baltazar y también designaron que provenían de Persia; aunque posteriormente se dijo que eran originarios de África, Europa y Asia.

¿Hubo más Reyes?

Aunque en el Evangelio se hace referencia  a que dejaron tres regalos –oro, incienso y mirra- eso no significó que solo existieran tres reyes; sin embargo, el paso de la Historia lo ha dado por sentado, por lo que existen diversas teorías:

  • Tres Reyes Magos: esta es la difundida por la iglesia católica, en la que Melchor, Gaspar y Baltazar regalan oro, incienso y mirra al niño Jesús.

  • Cuatro Reyes Magos: una leyenda popular menciona que hubo un cuarto Rey Mago llamado Artabán, sin embargo no hay ningún fundamento bíblico que sustente esta leyenda.

  • Los armenios proponen que hubo doce Reyes Magos.

Astrología y Epifanía

Los Reyes Magos iniciaron la búsqueda del niño Jesús  a través de la Constelación del Cordero, Arles, siguiendo la trayectoria de Júpiter con la estrella de Belén y tomando en cuenta que la travesía desde Persia duró seis meses; se piensa que los Reyes Magos adoraron al niño cuando este ya tenía ocho meses, es decir por el mes de agosto.

Sin embargo, con el paso del tiempo se comenzó a celebrar a los Reyes Magos el 6 de enero, conjugándose con la fiesta de la Epifanía -celebración del día en que Jesús dejó el mundo judío-; aunque con el tiempo la apalabra Epifanía se convirtió en un sinónimo de adoración a los magos.

INFO-reyesmagos

La leyenda del cuarto rey mago

mitologiayleyendas.ning.com

Según cuenta la leyenda, es posible que existiera un cuarto Rey Mago que jamás llegó a conocer a Jesús. Su historia se encuentra en algunos textos antiguos que dan cuenta del largo camino que recorrió.

En relación a esta supuesta historia, se narra que existía un lugar en la antigüedad, el zigurat de Borsippa, con sus altos muros y siete pisos, que era el punto de encuentro de los cuatro reyes e inicio de la travesía conjunta. Hacia allí acudía Artabán, con un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un fulgurante rubí de las Sirtes como triple ofrenda al Niño Dios, cuando topó en su camino un viejo moribundo y desahuciado por bandidos: interrumpió el rey su viaje, curó sus heridas y le ofreció el diamante al viejo como capital para proseguir el camino. Llegado a Borsippa, sus compañeros de viaje habían partido.

Artabán emprendió entonces un viaje en el que, por donde quiera que pasaba, la gente pedía su auxilio, y él, atendiendo siempre a su noble corazón, ayudaba sin detenerse a pensar que el obsequio de piedras preciosas que cargaba, poco a poco se reducía sin remedio. En su andar, Artabán se preguntaba: ¿Qué podía hacer si la gente le suplicaba por ayuda? ¿Cómo podría negarle ayuda a quien la necesitaba?


Así pasaron los años y en su larga tarea por encontrar a Jesús ayudaba a toda la gente que se lo solicitaba.
Treinta y tres años después el viejo y cansado Artabán llegó por fin a donde los rumores le habían llevado en su larga búsqueda por Jesús. La gente se reunía en torno al monte Gólgota para ver la crucifixión de un hombre que, decían, era el Mesías enviado por Dios para salvar las almas de los hombres. Artabán no tenía duda en su corazón, aquel hombre era quién había estado buscando durante todos esos años.
Con un rubí en su bolsa y dispuesto a entregar la joya pese a cualquier cosa, Artabán encaminó sus pasos hacia aquel monte, sin embargo, justo frente a él apareció una mujer que era llevada a la fuerza para ser vendida como esclava para pagar las deudas de su padre. Artabán la liberó a cambio de la última piedra que le quedaba de su basto tesoro.
Triste y desconsolado, nuestro cuarto rey mago se sentó junto al pórtico de una casa vieja. En aquel momento, la tierra tembló de forma brusca y una enorme piedra golpeo la cabeza de Artabán. El temblor aquel anunciaba la muerte de Jesús en la Cruz
Moribundo y con sus últimas fuerzas, el cuarto rey imploró perdón por no haber podido cumplir con su misión de adorar al Mesías. En ese momento, la voz de Jesús se escuchó con fuerza: Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste.
Artabán, agotado, preguntó: ¿Cuándo hice yo esas cosas? Y justo en el momento en que moría, la voz de Jesús le dijo: Todo lo que hiciste por los demás, lo has hecho por mí, pero hoy estarás conmigo en el reino de los cielos

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s