Policías masacran a estudiantes en Iguala, Guerrero

México, DF.- El “lugar donde serena la noche”, Iguala, Guerrero, se volvió la cuna del infierno. Disparos, gritos, desesperación y finalmente un olor a muerte, impregnaron sus calles.

Su nombre de origen náhuatl “yohualcehuatl”, quedó muy corto para el nivel de violencia desatado irónicamente, por elementos de la Policía.

Bastó un momento de tensión e intolerancia para derramar la sangre de inocentes.

En total, seis personas fueron asesinadas de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), entre estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapan, elementos de un equipo de futbol y una mujer que, ajena a todo, viajaba en un taxi.

Hubo un ‘incidente’

El procurador Iñaky Blanco Cabrera detalló que alrededor de las 21:30 horas del viernes, elementos de la Policía Municipal Preventiva tuvieron un “incidente” con normalistas, debido a que los estudiantes habían tomado tres autobuses de la Central Camionera del municipio.

Ahí los oficiales abrieron fuego contra los autobuses en los que se trasladaban los normalistas. Uno de los vehículos llegó al Palacio de Justicia, donde los estudiantes abandonaron la unidad que tenía rotas las ventanas.

Blanco Cabrera destacó que después el Ministerio Público del Fuero Común recibió el reporte de que en la avenida Periférico Norte, a la altura de una tienda de autoservicio, había un autobús con estudiantes normalistas y en ese mismo lugar había otros vehículos.

En la zona donde estaban las unidades, con impactos de bala de rifle AR-15, se encontraron  dos cuerpos, que a decir de los normalistas, se trata de sus compañeros; sin embargo la identidad de estas personas aún no ha sido confirmada.

Infierno desatado

Informó el Procurador estatal que otra agresión, registrada alrededor de la medianoche, fue perpetrada por un grupo armado contra varios automovilistas, que transitaban por la carretera Iguala-Chilpancingo, en el entronque de la carretera que conduce a la comunidad de Santa Teresa.

En el lugar fue agredido un autobús en donde viajaban los jugadores del equipo de futbol de Tercera División Los Avispones de Chilpancingo, donde murió el jugador David Josué Evangelista y resultó herido el chofer de la unidad, Víctor Lugo Ortiz, quien perdió la vida posteriormente.

Trascendió que los tripulantes de una camioneta cerraron el paso al autobús de la empresa Castro Tours, en confusión con los que trasladaba a los normalistas. Detonaron sus armas y las balas impactaron en la unidad, pero también en vehículos que transitaban por el lugar.

En este ataque también murió Blanca Montiel Sánchez, quien viajaba en un taxi. Agregó que ayer, alrededor de las 11:00 horas, fue encontrado el cuerpo de un individuo desollado sobre la avenida Periférico Norte.

Oficiales, a investigación

Concentrados desde ayer quedaron todos los elementos de la Policía Preventiva Municipal, además les fue asegurado el armamento y patrullas, para efectuar las investigaciones periciales.

Finalmente, el Procurador de Guerrero destacó que los agentes están sujetos a investigación.

En la misma conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la entidad, Leonardo Vázquez Pérez, detalló que más de 300 policías de Iguala fueron arraigados y que sus armas están siendo investigadas para cotejar los calibres.

A controlar los ánimos

La Policía Estatal en coordinación con el Ejército, Policía Federal y Policía Ministerial, tomaron el control de la seguridad de Iguala.

El Secretario de Seguridad Pública del estado informó que a partir de este sábado toman el control de la seguridad. y permanecerán en el municipio igualteco hasta que se considere necesario.

Asimismo, dio a conocer que ya se realizan sobrevuelos con la unidad de la Policía Estatal. “Estaremos coadyuvando con la seguridad de la ciudadanía y atendiendo las llamadas de emergencia”, agregó.

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, instruyó a la PGJE, realizar de manera puntual, clara y objetiva, y con estricto apego a la legalidad, las investigaciones en relación a los hechos de violencia registrados el viernes por la noche y la madrugada del sábado.

Botear era su objetivo

Según versiones de los normalistas, desde la mañana del viernes alrededor de 150 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa llegaron a la cabecera de Iguala para realizar una actividad de boteo. La intención era reunir dinero para financiar la marcha del 2 de octubre, cuando se cumplan 46 años de la masacre de estudiantes y obreros en Tlatelolco.

Ese mismo día, rindió su segundo informe de labores como presidenta del DIF María de los Ángeles Pineda de Abarca, esposa del alcalde, José Luis Abarca.

Al terminar el evento, casi de manera simultánea con la retirada de los normalistas que avanzaban sobre la avenida Juan N. Álvarez, rumbo a la carretera federal que comunica con Chilpancingo, presuntamente varias patrullas de la Policía Preventiva Municipal interceptaron la caravana integrada por tres autobuses y dos vehículos más, los policías marcaron el alto, pero los jóvenes se resistieron a detenerse.

Entonces los municipales abrieron fuego contra las unidades. En el primer ataque, los dirigentes de Ayotzinapa reportaron cinco heridos, cuatro con rozones de bala y uno con una ojiva alojada en la cabeza, quien fue hospitalizado de urgencia en condiciones graves.

Señalan represión y hostigamiento

POR: LA JORNADA

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapan, Guerrero, y maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), exigieron al Gobierno local, estatal y federal, el castigo inmediato de los responsables del “ataque y muertes de tres normalistas y tres civiles, ocurridos en la ciudad de Iguala, así como la aparición con vida de detenidos y desaparecidos”.

En conferencia de prensa, demandaron también el cese de todo acto de “represión y hostigamiento, porque ya van cinco compañeros muertos desde 2011, y vemos un ataque directo por parte de las fuerzas de gobierno y policiaca contra los normalistas”.

Por ello, lanzaron un llamado a todas las organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos para que se sumen a la demanda para esclarecer los hechos, y llevar ante la justicia a los responsables intelectuales y materiales de un “ataque artero a jóvenes normalistas que realizaban una tarea de boteo para recabar víveres y recursos”, indicaron.

Enrique Enríquez, secretario general del magisterio disidente del Distrito Federal, afirmó que los hechos “no fueron resultado de un enfrentamiento, porque ninguno de los normalistas iba armado y no es una práctica del sector estudiantil.

“Fue un ataque contra estudiantes normalistas que estaban perfectamente bien identificados, pues llevaban varias horas haciendo boteo en la ciudad. Sería ingenuo pensar que no los habían detectado”.

Los estudiantes normalistas señalaron que la petición de la comunidad de Ayotzinapa es que “cese este ataque, que no se produzcan más muertes y que los responsables respondan por estos hechos, que no se encubra lo ocurrido”.

Informaron que la comunicación con sus compañeros aún es “a cuentagotas, hay temor y es muy difícil entrar o salir de Iguala”.

Indicaron que las instalaciones de la Normal son resguardadas por la Policía Comunitaria de Ixtla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: