Profesionistas ganan lo mismo que un obrero en 1976: Experto

El salario mínimo de un obrero de 1976 hoy equivaldría a ganar 10 mil 800 pesos, asegura el director del Observatorio de Salarios Mínimos de la Universidad Iberoamericana

el salario mínimo debería encontrarse en unos 16 mil pesos.

03/09/2014 

México, DF.- El salario que ganaba una persona sin instrucción escolar en 1976 es el equivalente a lo que actualmente percibe un profesionista, asegura Miguel Reyes, director del Observatorio de Salarios Mínimos de la Universidad Iberoamericana en Puebla.

En entrevista con MILENIO, el experto explica que el salario mínimo actual no cubre las necesidades básicas de las personas, ya que ha sufrido una pérdida del poder adquisitivo de más de 70 por ciento.

En 1976, el salario mínimo era de 82.74 pesos; que considerando la inflación y todas sus variables, hoy equivaldría a ganar 10 mil 800 pesos, asegura Reyes.

Ese sueldo es, en promedio, lo que actualmente percibe un profesionista. “El salario mínimo del 76 es el salario de un trabajador con licenciatura, quiere decir que para aspirar al salario mínimo de un obrero en el 76 debes tener licenciatura cuando antes no tenías nada, por eso se llama mínimo, no requerías ningún tipo de calificación, ahora tienes que estudiar 17 años”, dice.

El Observatorio llegó a esa conclusión mientras realizaban estudios para crear un índice de costo de vida.

De acuerdo con Reyes, esos 10 mil 800 pesos tampoco alcanzan para cubrir debidamente las necesidades de la canasta alimentaria y no alimentaria, pues el salario mínimo debería encontrarse en unos 16 mil pesos.

Para al menos tener el sueldo de 10 mil se habría tenido que aumentar el salario mínimo 1.5 por encima de la inflación durante los últimos 38 años, dice, por lo que vemos que aun con educación, los salarios no mejoran.

El experto explica que los bajos salarios tienen un costo social que se traduce en el abandono escolar, pues los jóvenes dejan de estudiar para poder tener ingresos y se convierte en un ciclo, donde la falta de educación se traduce en salarios bajos.

“Lo que ha obligado que no tengas un salario mínimo de acuerdo a la Constitución es que no trabaje uno, sino tres, o que tengas dos trabajos y que no tengas vida porque te la pasas trabajando con salarios paupérrimos.”

Asegura que la inflación y la productividad no pueden ser señaladas como los únicos anclajes para la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, sino que tiene que ver con una cuestión de mercado, es decir, dónde comercializan los productos las empresas.

Reyes indica que en los últimos años hay sectores empresariales, como el automotriz, que han registrado aumento en la productividad y no en los salarios, por lo que se puede ver que no van necesariamente de la mano.

Reyes explica que en los períodos donde la productividad baja, va de la mano con los salarios, como en la crisis de 2008, sin embargo, no es así cuando van al alza.

Asegura que son las empresas medianas y pequeñas las que se ven afectadas con la reducción de poder adquisitivo de los trabajadores, ya que se traduce en una reducción su mercado.

“Las empresas tienen una duración promedio de dos años, porque finalmente la gente no tiene para comprar, por más estrategias de desarrollo o marketing, si no vendes la mercancía, no tienes el dinero para seguir funcionando.”

Además, dice que cada región debería tener su propio salario pues los costos de vida son diferentes, por ejemplo, al norte del país se paga más de electricidad por el uso de aire acondicionado y calefactores, por lo que se requiere una reasignación de recursos más eficientes.

El Observatorio de Salarios Mínimos ha desarrollado un índice de costo de vida, que a diferencia del índice de precios al consumidor del Banco de México, solo considera 480 rubros de productos y bienes para cumplir con la canasta alimentaria y no alimentaria.

“El problema con el índice de precios al consumidor es que tiene miles de productos, por lo que la variación que puede llegar a tener es mínima, por eso no es útil como unidad de medida para los salarios”.

Y es que el índice de precios considera 170 mil cotizaciones de productos específicos que se agrupan en 313 conceptos genéricos.

Por ello, Reyes dice que será necesaria no solo la desvinculación del salario, sino otro tipo de medidas, comenzando por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, que debe realizar estudios para establecer el costo de vida por región y no uno general y considerando solo la inflación.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s