Cambios en salario mínimo de 1917 a la actualidad

omnia.com.mx

Por : Redacción R  –  14-Ago-2014 13:26 – México

Desde su implementación en 1917, el salario mínimo, su alcance y los mecanismos para fijarlo han sido temas de debate; se han hecho al menos tres reformas constitucionales en la materia, por lo que hoy que vuelve a ser tema de controversia, es necesario repasar un poco su historia.
El salario mínimo es la remuneración mínima establecida legalmente para cada periodo laboral (hora, día o mes), que los empleadores deben pagar a los trabajadores.

Fue establecido por primera vez en Australia y Nueva Zelanda en el siglo XIX y los costos y beneficios de los salarios mínimos legales son aún objeto de debate en todo el mundo.

En México, la figura fue establecida por primera vez en la Constitución de 1917, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 5 de febrero de ese año.

El artículo 123, fracción VI, de la Carta Magna establece que el salario mínimo deberá ser suficiente “para satisfacer las necesidades normales de la vida del obrero, su educación y sus placeres honestos, considerándolo como jefe de familia”.

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), en 1917 el artículo 123 establecía que los salarios mínimos debían ser fijados por comisiones especiales en cada municipio, subordinadas a la Junta Central de Conciliación que debería instalarse en cada estado.

Este mecanismo funcionó poco más de una década pero de manera precaria y anárquica, pues la expedición de leyes reglamentarias en la materia a nivel estatal fue limitada.

La Ley Federal del Trabajo, que reglamentaba el artículo 123 constitucional, fue expedida finalmente 1931 y las reformas publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 11 de octubre de 1933, reforzaron la idea de un sistema de fijación de los salarios constituido por comisiones especiales integradas en cada municipio.

Aun cuando la federalización de la legislación laboral coadyuvó al gradual mejoramiento del cumplimiento de las normas laborales, también pudieron apreciarse múltiples deficiencias en el sistema de fijación de los salarios mínimos a lo largo de varias décadas, por lo que surgió un nuevo debate para cambiar el procedimiento.

A principios de la década de los sesenta, se modificó nuevamente el proceso para fijar los mini salarios; se decidió fijarlo por zonas económicas en vez de municipios y se encargó ese procedimiento a dos instancias.

Para ello, en 1963 se modificó la el artículo 123 constitucional y la Ley Federal del Trabajo, y se crearon la Comisión Nacional y 111 Comisiones Regionales de los Salarios Mínimos. Básicamente las comisiones regionales fijaban los salarios, pero sus decisiones debían ser autorizadas por la Comisión Nacional.

El sistema facilitó que los factores de producción y el gobierno conocieran mejor los problemas que enfrentaban tanto los trabajadores como los empleadores; a la vez que constituyó un marco adecuado para la discusión entre los sectores.

Esta dinámica se mantuvo vigente por 23 años con algunos cambios, como la reducción del número de comisiones regionales que pasó de 111 a 67, y la homologación de los salarios mínimos de los campesinos con los de los trabajadores de zonas urbanas en 1981.

En diciembre de 1986, el Congreso de la Unión y las legislaturas de los estados aprobaron una iniciativa del Poder Ejecutivo que reformó nuevamente el sistema. A partir del 1 de enero de 1987, los salarios mínimos fueron fijados por una sola Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

Entre otras cosas dicha reforma señalaba que los salarios serían fijados por áreas geográficas que podían estar integradas por uno o más municipios, de una o más entidades federativas, sin limitación alguna.

Esta disposición permitió corregir deficiencias e inconsistencias observadas en cuanto a las zonas de aplicación de los salarios mínimos, así como tomar en cuenta, cuando fue necesario, las características particulares de áreas geográficas de rápido desarrollo o con características especiales.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos es un organismo público descentralizado, su máximo órgano de decisión es el Consejo de Representantes y está integrado por representantes de los trabajadores, de los empresarios y del gobierno.

La representación del gobierno es compuesta por el presidente de la comisión y dos asesores designados por el secretario del Trabajo y Previsión Social; asimismo, por un número igual, no menor de cinco, ni mayor de quince, de representantes propietarios y suplentes de los trabajadores sindicalizados y de los patrones.

Esta estructura es la que sigue funcionando en la actualidad, aunque ha habido algunos cambios; en 2012 se redujo de tres a dos el número de zonas para el nivel de salarios.

El debate actual se debe a que el salario mínimo ha perdido significativamente su poder adquisitivo y la mayoría de los promotores e involucrados en la discusión aceptan que los trabajadores pueden comprar cada vez menos.

En mayor o menor medida, los involucrados en el tema buscan una forma para resarcir esa pérdida y mejorar las condiciones de vida de los asalariados, para lo cual han propuesto nuevos mecanismos, cambios legales y económicos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s